7 palabras y 7 canciones sobre la Asamblea Ciudadana de Podemos

PARTICIPACIÓN:
“La música pop no es para todo el mundo, de hecho lo que acabo de decir es una chorrada. Técnicamente, la música pop es pop porque es para todo el mundo”
Gaga, Palmer Madonna, Amanda Palmer

Imagina lo siguiente. Imagina a Mariano Rajoy o a Rosa Diez o a Artur Mas. Imagina a Cayo Lara o a Pedro Sánchez. Imagina a tu líder político favorito. Está en un escenario rodeado de sus bases. A través de una enorme pantalla le llegan preguntas sobre su propuesta política y organizativa. Las preguntas las realizan miles de personas anónimas que a la vez eligen entre ellas cuáles son las que les gustan más. Tú líder favorito recibe esas preguntas en vivo y en directo y tiene que responderlas. Todo esto en un lapsos de tiempo entre cinco y trece minutos en total

Acto seguido tu líder político favorito sale del escenario y otra persona de otro equipo, alguien que opina un poco o muy distinto a él en el interior del partido sale y repite la operación que es retransmitida por streaming para las más de 15.000 personas que están siguiendo el acto y todas las que lo verán después en vídeo.

Si eres capaz de imaginar eso de tu líder favorito es que Podemos no es tan diferente del resto de partidos políticos.

EMBUDO
“¿Por qué no puedes aceptar que esto no se trata más que, amor mío, de morir o de matar, de morir o matar?”
Morir o matar, Nacho Vegas

“Dos entran, uno sale” decían en Mad Max, más allá de la Cúpula del Trueno. Los Inmortales explicaban algo parecido con la frase “sólo puede quedar uno”. Las narraciones de la modernidad nos explican que se trata de reducir el mundo a lo uno, sea para vencer sobre el mundo, sea para representarlo. El doble trágico de esa mirada es Tony Montana en Scarface, con sus escopetas y su montaña de farlopa, mas solo que la una defendiendo su imperio de juguete. O mas atrás en el tiempo: James Cagney gritando “Mira mamá, estoy en la cima del mundo” justo antes de morir ametrallado.

En Internet, sin embargo, nunca queda solo uno, siempre quedan por lo menos dos. Muchos entran, algunos salen. Esta tensión entre lo que es y debe ser competencia de uno y lo que es y debe ser competencia de muchos atraviesa la asamblea ciudadana de Podemos.

Esta tendencia a lo uno se ha manifestado a raíz de la Asamblea de Podemos de muchas formas: en la manera de construir el debate entre eficacia y democracia, en las transacciones entre distintas propuestas organizativas que se van componiendo hasta construir opciones mas compactas, en la incapacidad de la mayor parte de los medios de comunicación para narrar nada que no sea el enfrentamiento de A o B como previa a la aniquilación de A por B, etc.

HISTORIA:
“Dicen que los peces de colores no tienen memoria, supongo que su vida es un poco como la mía y que el pequeño castillo de plástico es una sorpresa cada vez”
Little Plastic Castle, Ani DiFranco

Solo en la posmodernidad se puede convocar la historia antes de que la historia misma venga y suceda. El encuentro de Podemos era histórico antes de, siquiera, ser. Los datos concretos indican que al menos hablamos de un acontecimiento: 15.000 personas participando en el acto vía streaming, mas de 300.000 participando vía redes y unas 8000 físicamente en el palacio de Vista Alegre. Una fuerza que hace un año no existía y que hoy disputa la posibilidad de convertirse en una primera fuerza electoral. Podemos ha sido capaz de construir en apenas diez meses unas 1000 unidades operativas llamadas círculos y 150.000 personas inscritas como participantes. En sus primarias a las elecciones europeas participaron 33.000 y para votar las cinco resoluciones de la asamblea casi 40.000.

Cuando hablamos de historia, sin embargo, hablamos de dos cosas a la vez. Una es qué queda de lo que hay ahora cuando el tiempo pasa. La otra es un momento en el que el curso de los acontecimientos da un giro.

PODER
Va a ser interrumpida la pulcritud del mármol de los palacios por la estampida de nuestras botas, que ya están rotas, de bailar al son del poderoso, al compás del que atribuye la norma y se reserva el azar
La Danza de los Nadie, Hechos Contra el Decoro

Pablo Iglesias inició la jornada de la asamblea ciudadana el sábado citando a los Hechos Contra el Decoro para defender una determinada noción de la participación democrática, dijo: “cuando todo se puede decir la forma de censura es el consenso”. Defendía así que votar los distintos borradores presentados en vez de consensuarlos no era una renuncia democrática, sino su contrario, un ejercicio de democracia.

El domingo, para explicar que él era un militante más en un proyecto colectivo propuso un ejercicio de moderación colectiva pidiendo que no se le aplaudiera al hablar. Cuando la audiencia aplaudía sus palabras les indicaba con un gesto y un “silencio” que se callaran. El recurso retórico identificaba a Pablo como alguien que podía administrar el acceso al aplauso o al silencio. Una demostración de poder que era respondida desde las gradas con una aprobación muda. La gente agitaba las manos como en las asambleas del 15M. A una paradoja (“no me aplaudáis para demostrar que yo tengo poder”) se le respondió con otra paradoja (“a tú poder de administrar el silencio respondemos con nuestro poder de agitar las manos en silencio. Al aceptarte, te desafiamos”) Así se construyó una imagen muy interesante de un doble poder que anida en Podemos y que no depende solo de una fórmula organizativa, sino de algo mas complejo.

Las apelaciones al consenso no eran solo mecanismos técnicos o intentos por componer borradores que, con honestidad, responden a imágenes distintas del hecho democrático. Se trata también de componer un lugar dónde estar juntos. Eso tiene poco que ver con las posiciones de hegemonía política o las disputas de un poder, sino con una conspiración en su sentido mas puro: cons-pirar, respirar juntos.

DEMOCRACIA
“Es el fin del mundo tal y como lo conocemos y… me siento bien”
Its The end of the World, R.E.M

¿Qué visiones de la democracia se han puesto en juego este fin de semana? Esencialmente dos. Una de ellas piensa Podemos a partir de una estructura compleja de contrapesos internos y pone énfasis en los espacios de empoderamiento formalizados ya, en los círculos y en el territorio. La otra propone más bien construir una máquina con capacidad de elaborar estrategias a partir de un grupo amplio de personas que lanzan iniciativas apelando de forma directa a las 150.000 personas inscritas en la organización. Las dos son complejas, las dos son han usado diferentes significantes y formas para explicarse.

Si a uno le gustan los debates sobre organizaciones (a mí me apasionan) en seguida descubre que a veces se dan en una suerte de limbo, una especie de “cómo vamos a funcionar a partir de ahora” como si el “cómo hemos funcionado hasta ahora” no fuera absolutamente determinante para pensar cualquier modelo. Así, ambas propuestas, llenas de potencialidades, olvidan resolver el problema que la otra pone en el centro. Una no sabe muy bien qué papel darle a los círculos y a las organizaciones formales con las que ha constituido el espacio. La otra no sabe como resolver la necesidad de una dirección estratégica ágil donde las identidades no se vuelvan peleas de poder. La solución, sin embargo, no pasa ni por la inclusión de una en la otra, ni por la destrucción de una sobre la otra.

MIEDO
“Aún no os hemos rozado y nos miráis nerviosos. Algo hemos aprendido: ya nos dejamos ver. Poco a poco el miedo ha cambiado de bando, mientras tratáis de entender qué está pasando”
Fin de Fiesta, Fundación Robo.

El domingo amanecía con un editorial en El País semanal que venía a sugerir que si Podemos no ganaba las elecciones podría dar un golpe de estado porque Pablo Iglesias había usado la expresión “Asaltar el Cielo”. Una de las consecuencias mas graciosas del editorial es descubrir que El País cree que el parlamento y el cielo son cosas sinónimas.

El humor es la expresión de un fracaso. El posthumor es la expresión del fracaso del propio humor para hacer reír. Quizás esta editorial haya sido humoristica en su fracaso a la hora de meter miedo. El chiste vendría a ser como una especie de boomerang por el cual cada dosis de miedo que se intenta introducir en la población acerca de Podemos sólo refleja que ese es el miedo que tiene a Podemos quien emite el mensaje.

ILUSIÓN
Emancípate de la mentalidad esclava, nadie más que nosotros mismos puede liberar nuestra mente, no tengo miedo de la energía nuclear porque no puede detener el tiempo
Redemption Song, Bob Marley

Ilusionarse es un poco parecido a enamorarse. El amor es el ejercicio de intuir en el otro una potencia que está por actualizarse. Una potencia escondida que quieres descubrir. No es fácil describir el proceso de ilusión que Podemos despierta.

Jordi Costa explicaba en su magnífico tebeo con Dario Adanti Mis problemas con Amenabar que Amenabar se había convertido en un conjunto vacío donde podíamos proyectar todo lo que deseábamos que fuera el cine español en un contexto que primaba la excelencia técnica por encima de cualquier problematización del mundo en el que vivíamos. Es posible que Podemos sea una especie de conjunto vacío en el que podemos proyectar lo que deseamos que sea nuestro país en un contexto dónde nos importa menos la excelencia técnica (el procedimiendo) y más el sentido (la posibilidad de cambiarlo todo) Nos importa mas que Podemos funcione que cómo funciona.

En Vista Alegre había varias palabras colgando del techo: transparencia, democracia, derechos, soberanía, pueblo, dignidad, círculos, cambio, participación, ciudadanía, ilusión y futuro

Al final se trata quizás no tanto de asaltar el cielo, como de ser capaces de coger esas grandes palabras que cuelgan del techo y bajarlas a la tierra.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Izquierda, derecha y confusión mediática

El pasado sábado por la mañana participé en el plenario de Ganemos Madrid en el que se decidió el equipo de portavoces de la iniciativa, labor a la que me había estado dedicando casi en solitario desde que empezó la propuesta. Ahora, afortunadamente, hay un equipo amplio de 11 personas que ejercen esta función.

Siguiendo esa función estuve charlando con un periodista de el diario Público sobre el encuentro, la iniciativa, etc. Para un artículo que estaban preparando sobre el asunto. Otras personas lo hicieron también.

Hoy, mis declaraciones se han convertido en una entrevista que podéis leer aquí: http://www.publico.es/547591/ganemos-no-es-de-izquierdas-ni-de-derechas-es-la-ciudadania-que-quiere-cambiar-las-reglas

El titular de la entrevista es “Ganemos no es ni de izquierdas ni de derechas, es la ciudadanía que quiere cambiar las reglas”. El problema es que yo no dije esas palabras nunca. Lo que dije, cómo se puede leer en el texto es que la propuesta era entendible para alguien de izquierdas o de derechas porque recogía un sentido común.

No considero que haya habido una mala intención por parte del medio, ni del periodista. Creo que en todo caso no debería haber ido entrecomillado y, evidentemente, hubiera preferido que se entrecomillara algo que estuviera en el texto, simplemente porque así podría defender mis palabras con total convicción.

De hecho, hay algo que me preocupa mucho mas que el decir que no somos de izquierdas y de derechas. El que parezca que digo que somos “la sociedad”. No es verdad. No lo somos. Es presuntuoso decir que cualquier herramienta política ES la sociedad. La sociedad siempre es, por suerte, muchísimo mas que eso.

Ganemos es una iniciativa de confluencia de corte municipalista. Hay muchas personas de izquierdas que participan en ella, muchas personas que pertenecen a movimientos sociales, muchas personas que no comparten ese paradigma. Yo mismo me reconozco en esa tradición política de la izquierda, es lo que aprendí de mis padres y reconozco en ella una memoria de luchas importantísima. Sabemos también que ese marco no explica lo que está sucediendo en nuestro país desde hace ya unos años. No es suficiente afirmar que eres de izquierdas. La dupla izquierda / derecha está tan manoseada por el bipartidismo que la han gastado. Hay personas relevantes de fuerzas de izquierdas que han destruido el buen nombre de organizaciones enteras siendo totalitarias y corruptas. Muchos trabajadores y trabajadoras nos sentimos desconcertados ante una parte importante del sindicalismo que parece que no solo ha dejado de defendernos, sino que ni siquiera nos entiende (Y sin embargo, seguimos creyendo en el sindicalismo, profundamente)

Quién se nombra de izquierdas muchas veces no lo parece y desde el 15 de Mayo de 2011 toda etiqueta que pretenda homogeneizar a la sociedad en determinado pack, produce mucho rechazo. Por eso creemos que más allá de la memoria de cada cual, es necesario abrir un proyecto ciudadano, de quienes estamos en contra del expolio de nuestros derechos, de quienes construimos la ciudad en la que vivimos. De quienes la defendemos de mil formas posibles. Mucha de esas personas comparten el proyecto y las ideas, pero no se sienten de izquierdas o no es lo que mas las define. Esas personas tienen tanto derecho a poder participar de un proyecto de este tipo y compartir un método y una forma de hacer y un programa común como quienes sienten la política a partir de las coordenadas izquierda/ derecha. Lo importante es que eso no sea un freno para incluir al mayor numero posible de gente.

Creo que defender una auditoría ciudadana de la deuda municipal, aplicar el tramo municipal de la ILP, que se acepten los resultados de la consulta sobre el agua y/o la privatización de hospitales, que haya un sostén material para que no tengamos que emigrar, que el derecho a decidir sobre el propio cuerpo sea algo que no se puede poner en duda ni restringir, que se nos permita acceder a la cultura o a expresar nuestra identidad sexual libremente son cuestiones que hoy son ya de sentido común. No necesitan encuadrarse para ser legítimas. Y creo que eso es, además, una victoria social importantísima. Con esto no se niega ni una tradición, ni una memoria ni una manera de entender el presente. Tan solo se incluye a quién no comparte (o conoce) dicha tradición y a quién la piensa en otros términos.

Compartir método, ciudad, deseos, etc. en un proyecto de confluencia con ciudadanía y fuerzas sociales y políticas es un desafío complejo y estimulante. Sigamos por ese camino.

En lo que tiene que ver con la función concreta de portavoz agradezco enormemente las criticas que han ido llegando. Sirven para fortalecer el equipo y mejorar todos los aspectos que no quedaron suficientemente claros de mis declaraciones. Seguiremos y lo haremos mejor. Se trata, en fin, de Ganar Madrid… y hace falta mucha ayuda.

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Open Windows: Las redes se hacen película.

El cine de Nacho Vigalondo es como los ogros o los buenos pasteles: tiene capas.

Si en los Cronocrimenes disfrazó de viajes en el tiempo una historia sobre crisis de la masculinidad y la domesticación del deseo y en Extratarrestre construyó la mas esquiva de las “comedias madrileñas” para hablar del fin de la épica en tiempos de crisis, en Open Windows construye un complejo thriller aparentemente lineal no solo para reflexionar sobre la obsesión por la mirada en la época de las redes, sino para hacer a las propias redes objeto filmado.

Open Windows transcurre en la superficie digital de la pantalla de un portátil. A través de un juego virtuoso y eficaz de control de la atención compartimos la historia de un mirón enfrentado a su otro perverso y a su propio objeto de deseo: una actriz zarandeada por la sobreexposición mediática y digital. Con esa juego de partida Vigalondo (guionista también de la película) empieza a construir una historia llena de giros y mas giros que termina por rebelarse como antropología digital de la buena.

Si una película de corte moral nos hubiera dado una y solo una respuesta sobre la naturaleza profunda de la red, Open Windows nos ofrece variadas posibilidades: la red como espacio de espionaje y control. La red como lugar de construir de nuevas mitologías urbanas (impagable el grupo de hackers franceses representando como nadie otra de las mejores patologías digitales: la constante y muy entusiasta confusión) La red como espacio de proyección del deseo. La relación entre deseo de la red y deseo material como el paso del cielo virtual a la pesadilla de la carne. La red como fantasía de la peor forma de masculinidad-troll. La red como espacio de refugio y lugar de acceso a objetos de consumo infinitos y finalmente la red como espacio de la múltiple identidad y, con ella, del anonimato.

El mayor salto mortal de la película no es el paso de una narrativa de la concreción a una casi experimental forma de abstracción del yo como múltiples capas proyectadas contra la realidad sino el momento en el que se nos hace concreta la metáfora de la red como lugar de la copia. Quizás la imagen mas divertida y desconcertante de ese audiovisual que en los últimos años ha intentado agarrar el presente.

Y como en las mejores pasteles, si todo eso no te interesa es un thriller lleno de vueltas, ritmo y fantasía psicosexual.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

España es heavy… Lo dice la Tele.

La Voz es el Operación Triunfo de 2012. Vale. La Voz es un programa en el que la gente canta, forma un equipo, son entrenados por cantantes profesionales, hay un concurso, unos ganan y otros pierden. La voz es un éxito. Tú ya sabes de que va La Voz.

En la final de La Voz hay cuatro personas. Uno de ellos, Pau, es un cantante estilo crooner. Estilo Sinatra, pero sin aportes de la mafia. Cuando Pau es elegido para pasar a la final gracias a los votos del público Pau mira a cámara y dice “Gracias a España por demostrar que se apuesta por éste estilo de música que otros dan de lado”.

Rafa, ganador de La Voz y conocido como “El Heavy de la Voz” por cantar con ese estilo vocal y musical da también las gracias a España por respaldar el Heavy. Cuando Rafa gana “La Voz” Jeśus Vázquez dice “España es Heavy”.

Si no fuese algo que se ha ido repitiendo a lo largo del programa en tres o cuatro ocasiones no le daría importancia… Pero esa repetición algo quiere decir. De hecho, El País llega a dedicarle un texto y un titular a la expresión en su crónica de la final.

Quiere decir que la televisión es la ficción de la representación de la totalidad. La totalidad es, en este caso, España. Y si fuera una televisión autonómica sería la ficción de la representación de la totalidad autonómica: “Gracias, Andalucia” “Gracias, Euskadi”.

La televisión es el dispositivo tecnológico que hace pasar por verdad universal lo que no es más que un segmento. Ese dispositivo está interiorizado. Lo reproducimos. Rafa y Pau, en La Voz, creen realmente que España está validando aquello que representan. Que “su anomalía” ha quedado normalizada y validada por la tele. Esa artificialidad se rebela cuando vemos un informativo televisivo que se ha quedado un poco viejo. Y la velocidad a la que se queda viejo remite a cómo de artificiosa era esa artificialidad.

Hasta antes de ayer, la televisión era el medio masivo más importante del mundo. Ya no lo es. Ahora ese espacio lo ocupa Internet. Pasa que Internet no es un medio. Pasa que la televisión ahí sigue (La Voz, insisto, no es de hace diez años, es de hace 10 minutos)

De hecho, la interacción “televisión” “internet” reproduce la forma en la que la televisión entiende las redes. En La Voz se hacían puntuales desconexiones en las que se informaba del “Estado de las redes” como un medidor del grado de realidad que la televisión estaba generando. Esa realidad se construye con datos que no se sabe muy bien de dónde salen, pero eso, como datos: “Hay cientos de miles de personas twitteando”.

Que el uso de las redes fuera- como en la mayoría de los programas de éxito en la tele, una mezcla de adoración y mofa, poco importa.

Sólo en la tele hay algo llamado “Tele-Realidad” Solo la tele es capaz de decretar que un país entero se ha vuelto, de pronto, heavy. La tele no conoce otra forma de hablar y habla constantemente en esos términos.

Me gustaría investigar cómo era la noción de democracia pre-televisiva. Si se reproducía esa idea de “Soy el país al completo porque tengo la mayoría de los votos” como sucede ahora. No sé cómo era antes, quizás los periódicos o la radio cumplían esa función. Sé que la televisión produce esa sensación que borra “lo otro” como si no existiera. Sé que la televisión es la madre del consenso más que ningún otro medio.


Se que en Internet el consenso es imposible.

Me pregunto como será la democracia de aquí a diez años. Qué papel tendrá la tele, entonces. Y las redes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Tres Ventanas a la “Sociedad del Conocimiento”

Image

1.- LAS REDES SOCIALES Y EL MONOPOLIO DE LA ATENCIÓN

La tendencia al monopolio no es patrimonio exclusivo de las redes sociales (Ahí tenemos Disney, que posee prácticamente toda la narración audiovisual que se hace a nivel planetario) pero si representan un tipo de monopolio que se suma al de la propiedad en sentido estricto.

Imaginemos que solo pudiéramos mandar mails a las personas que compartieran cuenta con nosotros. Que desde hotmail solo pudiéramos escribir a hotmail, que desde gmail sólo pudiéramos escribir a gmail, etc. El resultado probable sería una concentración absoluta en una (dos como mucho) empresas que concentrarían todo el tráfico.

Ahora pensemos en twitter o en facebook. Sistema de comunicación sostenidos por protocolos similares a estos que no nos permiten interactuar con ellos. ¿Por qué no? ¿Por qué tenemos que tener una cuenta de Google + y otra de Facebook para hablar… Con la misma gente? ¿Que posibilidades tiene en éste contexto una empresa que quiera emprender en el negocio de la comunicación? Ninguna. Es un mercado destruido, completamente expoliado.

Con el monopolio de la atención se genera un efecto por el que Twitter y Facebook  no son herramientas, sino intermediarios entre nosotros y la realidad. La jerarquizas, la ordenan y controlan.

Necesitamos abrir los protocolos de interacción entre redes sociales para poder generar redes sociales propias, para estimular usos abiertos de las mismas y así romper la jerarquización de la mirada, sin producir aislamiento (Ahora puedes crear otra red social… pero estarás solo en ella)

2.- ¿CUÁL ES LA PLANTILLA LABORAL DE GOOGLE, FACEBOOK Y TWITTER?

El otro día me contaron que Google España tiene menos de 100 trabajadores. Hasta hace poco teníamos en la cabeza la idea de que algo que produce mucha riqueza produce, asociado a esa riqueza, mucho empleo. Puede que haya que empezar a poner esa idea en cuarentena.

Si ponemos esa idea en cuarentena tendríamos que poner en cuarentena también la idea de que eso que se ha dado en llamar “La Sociedad del Conocimiento” es una salida a la crisis económica en términos de empleabilidad.

Nos cuesta creer que vivimos en un mundo rico porque somos pobres. Las narrativas de la austeridad y la crisis económica se sostienen sobre ese principio, lo cierto es que nunca había habido tanta riqueza… Y nunca había estado tan concentrada. ¿Por qué esa riqueza no se distribuye socialmente?  Entre otras cosas porque el mecanismo de distribución de la riqueza ha sido tradicionalmente el empleo y la economía del conocimiento… No genera demasiado empleo.

Lo que pasa es que también podríamos poner en cuarentena la idea de que la plantilla de Google España o de Facebook o Twitter es tan pequeña como parece. Alguien que trabaja es alguien que produce riqueza. Generalmente esa riqueza cae en manos de otro (propietario) que redistribuye una parte en forma de salario. La riqueza que se produce en las redes se construye colectivamente por millones de personas. Esa riqueza cae en manos de alguien (Los propietarios de la redes) Pero no hay salario posible. No hay salario porque es imposible cuantificar qué volumen de riqueza genera cada uno, no hay forma de ordenar esa producción, como si la habría en una fábrica tradicional.


Esto obliga, quizás, a repensar esa redistribución. Una propuesta como la Renta Básica de Ciudadanía (Una cantidad X de dinero al mes para cada persona) aborda este problema. La financiación de los servicios públicos básicos a través de propuestas impositivas a estas empresas de la comunicación suponen una suerte de “renta indirecta” que se inyecta de nuevo en la sociedad. 

3.- LOS DERECHOS NO ENTRAN EN LA CONVERSACIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD

La digitalización de los bienes culturales (y de los bienes, en general) ha traído consigo un intenso debate sobre nuevos modelos de negocio para la cultura, transformación de las industrias culturales o, en campos más apegados a la realidad de las redes, la sostenibilidad económica de proyectos culturales procomún.

Da igual en que ámbito se esté dando la discusión, en ninguno de ellos se abordan los derechos de las personas que trabajan en el ámbito de la creación cultural, la producción de conocimiento o la comunicación (entendida en sentido amplio) como un vector de la misma.


Esto hace que confiemos, sea en el ámbito del mercado tradicional (Y sus industrias culturales) sea en los modelos de producción cultural ligados al procomún, en la propia relación venta- servicio- clientes como el método de sostenimiento económico. Cuando la mayor parte del posible beneficio está disperso en esa misma red de micro-cooperación y apropiación que son las redes sociales.

Así hablamos de “nuevos modelos de negocio” o “propuestas de sostenibilidad en el ecosistema cultural” sin abordar la dinámica de expolio generalizada de riqueza y considerando que existe una masa de potenciales clientes que a partir del sistema de beneficios de la llamada “economía real” puede sostener un modelo de producción que ya parte de las propias redes.

Por el momento, la discusión sobre los retornos económicos se ha planteado solo desde las “industrias culturales” en términos corporativos (Cómo si se pudiera distinguir entre trabajador cultural y trabajador de otro tipo en el contexto de la red) y a partir de una obsoleta legislación de copyright.

¿Vamos a seguir confiando la sostenibilidad de un modelo de producción, exhibición y distribución de conocimiento tan sólo a las dinámicas de innovación, comunidad y emprendimiento, sin abordar la cuestión de qué derechos colectivos las sostienen y cómo se conquistan?

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Esto no es ficcion

Este es el trailer del Segundo episodio de Black Mirror. Serie británica de tres capítulos creada por Charlie Brooker que ha sido calificada como “relato de ciencia ficción” o como “fantasía distópica crítica” en diversos medios de comunicación-

Esto es una campaña publicitaria que anuncia refrescos.

 

Publicado en Cronicas del Hype, Publicidad | Etiquetado , , , | 3 comentarios

El pitote como pista de baile

Romain Gavras ha dirigido el vídeo del último tema de Jay Z y Kanye West. Un temazo rompe pistas cuya letra tiene una relación con el contenido del video más bien colateral. Sin embargo, nadie parece haberse centrado en la canción en sí (Insisto, temazo) ya que el contenido del vídeo ha eclipsado los análisis.

Lo podéis ver aquí:

Para los recién llegados, Gavras (hijo) ha dirigido ya varios clips atravesados por una estética de la violencia desde el grupo de chavales de extrarradio que atraviesan su territorio sembrando el caos incluso contra el propio narrador que quiere contar su historia en “Stress” para el grupo “Justice”, a la caza salvaje de pelirrojos del
mucho menos interesante “Born Free” de M.I.A.

Quién ha querido ver en éste vídeo un intento por captar el zeitgeist del momento olvida que no es más que la destilación de las constantes de un autor y sus obsesiones, cuyas resonancias están siendo construidas principalmente, por los medios. Unos medios que no se han preocupado por  atender demasiado ni al autor, ni al vídeo en sí, ni desde luego al mundo. Porque si en algo se caracteriza el momento presente es, precisamente, en una redefinición de las tácticas de enfrentamiento político y nuevas formas de afrontar la violencia política. Por más que las imágenes puedan recordarnos a los disturbios del pasado verano en Londres, los protagonistas del vídeo no recogen la complejidad del fenómeno ingles. Es más no recoge complejidad alguna. No hay materialidad de ningún tipo. El video es una pura abstracción. Esas calles son de ningún sitio, son, como veremos finalmente, una pista de baile, un territorio de juegos.

Un dato que salta a la vista (aunque nadie parece querer mencionarlo) En todo el clip no hay ni una sola mujer.  Esa retórica del enfrentamiento es pura masculinidad que conecta directamente con las declinaciones de estética filo-gay poligoneras de Zack Snyder en 300

Sobre aquella película escribieron los Wu Ming un texto excelente “Alegoría y Guerra en 300”, que habla de la imagen que apela directamente a concepción plana del heroísmo.  Imágenes que se insertan en el hipotálamo, y activan la testosterona, pero que no producen nada.

El clip es una carísima estetización de los millones de vídeos de pitote policial que se pueden encontrar metiendo “riot” en youtube acompañados de musica tecno, Rage Against The Machine o (mi favorito)Atari Teenage Riot dándolo todo en el primero de Mayo Berlinés. Vídeos que, en algunos casos, tienen más de quince años. Ha llovido como para considerar el vídeo una buena forma de capturar “los tiempos que vivimos

Es posible que el clip venga a certificar precisamente eso, no una celebración del momento, sino la carta de defunción de una determinada forma de pensar la violencia política. (Atentos a ese momento en el que el escenario de guerra se ilumina con sus ráfagas verdes y se convierte en una pista de baile) El enfrentamiento policia-manifestantes aparece, por tanto, como un territorio expresivo desproblematizado, un territorio de representación, un juego.

Los medios de comunicación pueden responder al estilo “Alegoria y Guerra” desde su hipotálamo queriendo ver finas reflexiones sobre la crisis dónde no hay más que una coreografía de la violencia  que lo único que índica del zeitgeist es que el mainstream ha perdido, quizás definitivamente, el sentido del humor.

No está de más recordar este vídeo realizado para los Chemical Brothers que tiene más ideas por segundo de las que puedo contar.

 

Publicado en Uncategorized | 1 comentario