España es heavy… Lo dice la Tele.

La Voz es el Operación Triunfo de 2012. Vale. La Voz es un programa en el que la gente canta, forma un equipo, son entrenados por cantantes profesionales, hay un concurso, unos ganan y otros pierden. La voz es un éxito. Tú ya sabes de que va La Voz.

En la final de La Voz hay cuatro personas. Uno de ellos, Pau, es un cantante estilo crooner. Estilo Sinatra, pero sin aportes de la mafia. Cuando Pau es elegido para pasar a la final gracias a los votos del público Pau mira a cámara y dice “Gracias a España por demostrar que se apuesta por éste estilo de música que otros dan de lado”.

Rafa, ganador de La Voz y conocido como “El Heavy de la Voz” por cantar con ese estilo vocal y musical da también las gracias a España por respaldar el Heavy. Cuando Rafa gana “La Voz” Jeśus Vázquez dice “España es Heavy”.

Si no fuese algo que se ha ido repitiendo a lo largo del programa en tres o cuatro ocasiones no le daría importancia… Pero esa repetición algo quiere decir. De hecho, El País llega a dedicarle un texto y un titular a la expresión en su crónica de la final.

Quiere decir que la televisión es la ficción de la representación de la totalidad. La totalidad es, en este caso, España. Y si fuera una televisión autonómica sería la ficción de la representación de la totalidad autonómica: “Gracias, Andalucia” “Gracias, Euskadi”.

La televisión es el dispositivo tecnológico que hace pasar por verdad universal lo que no es más que un segmento. Ese dispositivo está interiorizado. Lo reproducimos. Rafa y Pau, en La Voz, creen realmente que España está validando aquello que representan. Que “su anomalía” ha quedado normalizada y validada por la tele. Esa artificialidad se rebela cuando vemos un informativo televisivo que se ha quedado un poco viejo. Y la velocidad a la que se queda viejo remite a cómo de artificiosa era esa artificialidad.

Hasta antes de ayer, la televisión era el medio masivo más importante del mundo. Ya no lo es. Ahora ese espacio lo ocupa Internet. Pasa que Internet no es un medio. Pasa que la televisión ahí sigue (La Voz, insisto, no es de hace diez años, es de hace 10 minutos)

De hecho, la interacción “televisión” “internet” reproduce la forma en la que la televisión entiende las redes. En La Voz se hacían puntuales desconexiones en las que se informaba del “Estado de las redes” como un medidor del grado de realidad que la televisión estaba generando. Esa realidad se construye con datos que no se sabe muy bien de dónde salen, pero eso, como datos: “Hay cientos de miles de personas twitteando”.

Que el uso de las redes fuera- como en la mayoría de los programas de éxito en la tele, una mezcla de adoración y mofa, poco importa.

Sólo en la tele hay algo llamado “Tele-Realidad” Solo la tele es capaz de decretar que un país entero se ha vuelto, de pronto, heavy. La tele no conoce otra forma de hablar y habla constantemente en esos términos.

Me gustaría investigar cómo era la noción de democracia pre-televisiva. Si se reproducía esa idea de “Soy el país al completo porque tengo la mayoría de los votos” como sucede ahora. No sé cómo era antes, quizás los periódicos o la radio cumplían esa función. Sé que la televisión produce esa sensación que borra “lo otro” como si no existiera. Sé que la televisión es la madre del consenso más que ningún otro medio.


Se que en Internet el consenso es imposible.

Me pregunto como será la democracia de aquí a diez años. Qué papel tendrá la tele, entonces. Y las redes.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s