2012: El año del fin del consenso.

 1.- La aparición de esa categoría llamada “Cine Invisible” no es más que la punta de un gran Iceberg. La cultura se desintegra a velocidad absurda y se recompone molecular y rizomáticamente por uno de sus polos y a través de concentraciones molares en el otro: Franquicias millonarias transmedia y cine hiper-barato, casi autogestionado puesto en red.

En la música pasa algo similar: Lady Gaga y Manos de Topo. El gran festival-evento-deportivo-causa-solidaria y la red de locales. ¿El tejido musical o la industria?

El grupo pequeño-pero-solvente poco problemático ha desaparecido. El cine del profesional solvente que funciona en cadena generando productos interesantes y “bien hechos” ha desaparecido. La cultura expresa en su organización (quizás no tanto en sus contenidos) el fin de un mundo que se evapora. La cultura consensual.

2.- La sociedad consensual se construye históricamente desde finales de la segunda guerra mundial, pero tiene su apuntalamiento generalizado después de la revolución conservadora posterior a Mayo del 68 y el largo 77. Los mitos de la sociedad consensual son variadisimos y están apuntalados en nuestro cortex cerebral generación tras generación: oposición responsable, cultura del esfuerzo, estado del bienestar, izquierda-derecha, tesis-antítesis-síntesis, prosperidad, crecimiento…

Todos esos conceptos están hoy de capa caída. La crisis económica producida por las nuevas formas de acumulación del capitalismo financiero han roto esas dinámicas. La capacidad general de la sociedad para producir riqueza de forma tendencialmente autónoma han roto esas dinámicas.

La destrucción del consenso produce una dinámica de polarización generalizada. Polarización no es radicalismo o extremismo en las posturas, sino dos dinámicas que se alejan cada vez más una de la otra y que producen un mundo fraccionado en la que la relación autonomía-dependencia se pone en juego.

La posición espectador y ciudadano es cada vez más complicada. O espectador o ciudadano. Y las posiciones de poder no está distribuidas de forma uniforme. El conflicto entre los dos mundos será un conflicto de nuevo tipo, un conflicto que no busca acabar con el otro, sino determinar su propio camino.

Quizás las profecías sean ciertas y nos acerquemos al fin del mundo. En Blogopea se está muy a favor del apocalípsis primigenio en la medida en que, como casi todo lo que hace crac, abre un campo nuevo de experimentación.

Bienvenidos al 2012. Que empiece el fin del mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine-Películas, Cronicas del Hype, El Internet, Política aplicada y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2012: El año del fin del consenso.

  1. Pablo dijo:

    Si bien estoy plenamente de acuerdo con tu tesis, no sé hasta que punto va a hacer ello del 2012 un año especialmente interesante. Lo harán en todo caso otros factores como la crisis económica, la gestión política o, quien sabe, el apocalipsis maya, pero esa transformación socio-cultural a la que te refieres pienso que es de carácter mucho más profundo y lento como para que produzca transformaciones (que no eventos) visibles y de calado en tan poco tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s