Tres Ventanas a la “Sociedad del Conocimiento”

Image

1.- LAS REDES SOCIALES Y EL MONOPOLIO DE LA ATENCIÓN

La tendencia al monopolio no es patrimonio exclusivo de las redes sociales (Ahí tenemos Disney, que posee prácticamente toda la narración audiovisual que se hace a nivel planetario) pero si representan un tipo de monopolio que se suma al de la propiedad en sentido estricto.

Imaginemos que solo pudiéramos mandar mails a las personas que compartieran cuenta con nosotros. Que desde hotmail solo pudiéramos escribir a hotmail, que desde gmail sólo pudiéramos escribir a gmail, etc. El resultado probable sería una concentración absoluta en una (dos como mucho) empresas que concentrarían todo el tráfico.

Ahora pensemos en twitter o en facebook. Sistema de comunicación sostenidos por protocolos similares a estos que no nos permiten interactuar con ellos. ¿Por qué no? ¿Por qué tenemos que tener una cuenta de Google + y otra de Facebook para hablar… Con la misma gente? ¿Que posibilidades tiene en éste contexto una empresa que quiera emprender en el negocio de la comunicación? Ninguna. Es un mercado destruido, completamente expoliado.

Con el monopolio de la atención se genera un efecto por el que Twitter y Facebook  no son herramientas, sino intermediarios entre nosotros y la realidad. La jerarquizas, la ordenan y controlan.

Necesitamos abrir los protocolos de interacción entre redes sociales para poder generar redes sociales propias, para estimular usos abiertos de las mismas y así romper la jerarquización de la mirada, sin producir aislamiento (Ahora puedes crear otra red social… pero estarás solo en ella)

2.- ¿CUÁL ES LA PLANTILLA LABORAL DE GOOGLE, FACEBOOK Y TWITTER?

El otro día me contaron que Google España tiene menos de 100 trabajadores. Hasta hace poco teníamos en la cabeza la idea de que algo que produce mucha riqueza produce, asociado a esa riqueza, mucho empleo. Puede que haya que empezar a poner esa idea en cuarentena.

Si ponemos esa idea en cuarentena tendríamos que poner en cuarentena también la idea de que eso que se ha dado en llamar “La Sociedad del Conocimiento” es una salida a la crisis económica en términos de empleabilidad.

Nos cuesta creer que vivimos en un mundo rico porque somos pobres. Las narrativas de la austeridad y la crisis económica se sostienen sobre ese principio, lo cierto es que nunca había habido tanta riqueza… Y nunca había estado tan concentrada. ¿Por qué esa riqueza no se distribuye socialmente?  Entre otras cosas porque el mecanismo de distribución de la riqueza ha sido tradicionalmente el empleo y la economía del conocimiento… No genera demasiado empleo.

Lo que pasa es que también podríamos poner en cuarentena la idea de que la plantilla de Google España o de Facebook o Twitter es tan pequeña como parece. Alguien que trabaja es alguien que produce riqueza. Generalmente esa riqueza cae en manos de otro (propietario) que redistribuye una parte en forma de salario. La riqueza que se produce en las redes se construye colectivamente por millones de personas. Esa riqueza cae en manos de alguien (Los propietarios de la redes) Pero no hay salario posible. No hay salario porque es imposible cuantificar qué volumen de riqueza genera cada uno, no hay forma de ordenar esa producción, como si la habría en una fábrica tradicional.


Esto obliga, quizás, a repensar esa redistribución. Una propuesta como la Renta Básica de Ciudadanía (Una cantidad X de dinero al mes para cada persona) aborda este problema. La financiación de los servicios públicos básicos a través de propuestas impositivas a estas empresas de la comunicación suponen una suerte de “renta indirecta” que se inyecta de nuevo en la sociedad. 

3.- LOS DERECHOS NO ENTRAN EN LA CONVERSACIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD

La digitalización de los bienes culturales (y de los bienes, en general) ha traído consigo un intenso debate sobre nuevos modelos de negocio para la cultura, transformación de las industrias culturales o, en campos más apegados a la realidad de las redes, la sostenibilidad económica de proyectos culturales procomún.

Da igual en que ámbito se esté dando la discusión, en ninguno de ellos se abordan los derechos de las personas que trabajan en el ámbito de la creación cultural, la producción de conocimiento o la comunicación (entendida en sentido amplio) como un vector de la misma.


Esto hace que confiemos, sea en el ámbito del mercado tradicional (Y sus industrias culturales) sea en los modelos de producción cultural ligados al procomún, en la propia relación venta- servicio- clientes como el método de sostenimiento económico. Cuando la mayor parte del posible beneficio está disperso en esa misma red de micro-cooperación y apropiación que son las redes sociales.

Así hablamos de “nuevos modelos de negocio” o “propuestas de sostenibilidad en el ecosistema cultural” sin abordar la dinámica de expolio generalizada de riqueza y considerando que existe una masa de potenciales clientes que a partir del sistema de beneficios de la llamada “economía real” puede sostener un modelo de producción que ya parte de las propias redes.

Por el momento, la discusión sobre los retornos económicos se ha planteado solo desde las “industrias culturales” en términos corporativos (Cómo si se pudiera distinguir entre trabajador cultural y trabajador de otro tipo en el contexto de la red) y a partir de una obsoleta legislación de copyright.

¿Vamos a seguir confiando la sostenibilidad de un modelo de producción, exhibición y distribución de conocimiento tan sólo a las dinámicas de innovación, comunidad y emprendimiento, sin abordar la cuestión de qué derechos colectivos las sostienen y cómo se conquistan?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tres Ventanas a la “Sociedad del Conocimiento”

  1. Está muy bien la reflexión general. Va en línea con lo que escribiste hace tiempo de Diagonal de que “nosotros somos los que trabajamos para las redes sociales” (o algo así).
    Pero igual que en aquella ocasión, creo que el enfoque no es el adecuado. Piensa que las empresas que hacen esos “modelos de negocio” que se aprovechan de toda la suma de energía invertida por la gente en la Red, son también los que hacen posible la comunicación en la Red, es decir, los que crean las herramientas de la Red.
    Eso que dices de los tipos impositivos para las empresas culturales que financien las Renta básica… no lo veo lógico por ningún lado. En general, no veo lógica la idea de la Renta Básica, porque todo lo que se consume sale del duro trabajo de gente desposeida (fabricas en asia, por ejemplo), así que proponer que en occidente algunos reciban dinero sólo por existir (aunque estaría genial) resultaría un agravio comparativo con respecto a los obreros del este y del sur.
    Creo que la vía de solución está más por unir esa economía improductiva del conocimiento, con la economía real de los bienes materiales, tratando de innovar en nuevas formas de producción y distribución de bienes de consumo. Y por supuesto, emigrando la energía invertida en la Red de las redes comerciales a redes y espacios alternativos.
    La lucha por la conquista de derechos presupone aceptar y legitimar la existencia de un poder o autoridad que nos tiene que dar esos derechos… y eso es dar demasiado terreno a las compañías que manejan este tinglado. (y ni de coña, se van a dar por enteradas)

    • gzapataguion dijo:

      Pero igual que en aquella ocasión, creo que el enfoque no es el adecuado. Piensa que las empresas que hacen esos “modelos de negocio” que se aprovechan de toda la suma de energía invertida por la gente en la Red, son también los que hacen posible la comunicación en la Red, es decir, los que crean las herramientas de la Red.

      Eso no es del todo cierto. La comunicación en red nace de la propia arquitectura de la red, que no ha sido construida exclusivamente por empresas ni muchísimo menos. Redes como n-1, los servidores autogestionados nacidos en los años noventa, los Indymedias, etc.

      Las empresas de las redes sociales disponen una posibilidad de negocio que 1.- Se da casi exclusivamente en el mercado financiero, que habrá que pensar que retornos da a la economía real. Por el momento se límita a acumular. 2.- Que en el proceso de producir esa riqueza, las personas que la crean obtengan además otra serie de cosas no quiere decir que esa producción de riqueza no merezca algún modelo de retorno en términos de riqueza. No de visibilidad, no de posibilidad de compartir, no de autopromoción o cooperación para el propio emprendimiento.

      Eso que dices de los tipos impositivos para las empresas culturales que financien las Renta básica… no lo veo lógico por ningún lado.

      No decía para las empresas culturales, es posible que lo haya explicado fatal. Me refería a la tributación de las empresas del conocimiento (Google Twitter, Facebook, etc.) en la sociedad del conocimiento.

      Decía como mecanismo de retribución directa al conjunto de la sociedad, lo que pasa es que el debate de la sostenibilidad se da en el campo de cultura (y el periodismo) principalmente, aunque ya se abre a otros ámbitos y lo hará cada vez más.

      En general, no veo lógica la idea de la Renta Básica, porque todo lo que se consume sale del duro trabajo de gente desposeida (fabricas en asia, por ejemplo), así que proponer que en occidente algunos reciban dinero sólo por existir (aunque estaría genial) resultaría un agravio comparativo con respecto a los obreros del este y del sur.

      Algo similar podríamos decir de la salud pública y del estado del bienestar en general que se sostiene sobre dinámicas de dependencia Norte-Sur. No creo que sea incompatible la extensión de una renta de ciudadanía con la satisfacción efectiva de derechos en estos países.

      Creo que la vía de solución está más por unir esa economía improductiva del conocimiento, con la economía real de los bienes materiales, tratando de innovar en nuevas formas de producción y distribución de bienes de consumo. Y por supuesto, emigrando la energía invertida en la Red de las redes comerciales a redes y espacios alternativos.

      Bien. Pero no es incompatible con lo que yo planteo. Además, en el texto no hablo solo de la renta básica, sino de mecanismos de financiación de servicios públicos como renta indirecta.

      La lucha por la conquista de derechos presupone aceptar y legitimar la existencia de un poder o autoridad que nos tiene que dar esos derechos… y eso es dar demasiado terreno a las compañías que manejan este tinglado. (y ni de coña, se van a dar por enteradas)

      Es que esas compañías tienen poder. Podemos fingir que no lo tienen y que tenemos una capacidad de producción de autonomía y autogestión absoluta, pero creo que en un contexto de acumulación por desposesión en el que tu renta y tu riqueza se evaporan, ignorar premeditadamente a quienes realizan esa función de extracción y no arrancárles la riqueza de nuevo hacia manos colectivas es directamente suicida.

  2. Lo de las empresas que “crean la red” lo decía porque Google, facebook, twitter y hotmail son quienes ofrecen las herramientas que la mayoría de la gente utiliza, son los que dinamizan la red. No que ellos la creen realmente… pero son los que posibilitan la mayor parte de los servicios en red.
    Y piensa una cosa: es muy probable que estas compañías se les ocurra sacar una moneda (tipo bitcoin, pero centralizada). FB ya hizo algunas pruebas con lo de los créditos, y volverán al ataque seguro. Cuando lo hagan, seguramente te pagarán con esa moneda por tus contenidos, para que compres cosas que se anuncian y distribuyen por sus servicios de comunicación. Así te estarán dando ese retorno de riqueza que comentas. ¿te parecería eso una buena solución?
    Apuesto que no.
    Y si no es ese el modo de redistribución de la riqueza de la “sociedad del conocimiento”, ¿qué otra posibilidada hay? ¿que el Estado (en descomposición) se la imponga? Si no se consigue gravar a los grupos financieros, ¿cómo van a gravar a las empresas tecnológicas que controlan (potencialmente) la distribución de la atención y la opinión pública?
    Vamos, que aún teniendo sentido en teoría, en la práctica es poco viable. El tema pasa (insisto) por la migración a otras redes…
    Por cierto, agrégame en n-1 que no te encuentro, mi user es el mi nombre pero sin el “de”.
    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s